Qué no es el coaching

que no es el coaching

  • El Coaching no es Terapia, aunque ambos pueden ser complementarios. La terapia está más indicada cuando necesitas entender y sanar cosas del pasado. Mientras en el Coaching lo que importa es el presente y el futuro. El coaching no pretende explicar comportamientos, ni sumergirse en su pasado ni identificar patologías, sino que está orientado a las metas y a las acciones futuras.
  • El coach no enseña, no corrige, no aconseja, sino facilita el descubrimiento de las posibilidades y habilidades de cada individuo, en para que pueda generar la auto-conciencia, el compromiso, responsabilidad y confianza en sí mismo. En el coaching se aprende de uno mismo.
  • El Coach no es un mentor, no representa un modelo de referencia, pero es un «aliado» que se asegura que el cliente sea capaz de encontrar en si mismo los recursos para lograr sus objetivos. El Coach no puede influir en las decisiones del cliente, no le puede dar su opinión ni aconsejarle qué hacer, será el Coachee el que tome sus decisiones y se da sus propias respuestas.
  • El Coaching no es un consultor, porque aunque el Coach sea un especialista, no asesora ni da directrices ni da soluciones de cómo deberían hacerse las cosas, sino que ayuda al cliente a generarlas.


La fuerza del coaching está en la «relación de coaching», en la relación coach-cliente (coachee), no está solo en el coach. Cada relación de coaching es diferente, ya que es co-creada por el coach y el cliente, y por lo tanto es única, como únicas son las personas.

La asunción de responsabilidades por parte del coachee es un elemento esencial, es lo que permite al coaching ser tan efectivo.

Se requiere un alto nivel de entrega y energía por ambas partes, pero bien es cierto que el trabajo duro proporciona grandes satisfacciones.

 

 

Leave a Reply